Célula yihadista que se financiaba en Melilla a través del “fraude carrusel de IVA” en Dinamarca.

Célula yihadista que se financiaba en Melilla a través del “fraude carrusel de IVA” en Dinamarca.

Desde 2005, una célula terrorista yihadista, liderada por Mustafá Al Lal Mohamed (alias “el Dóberman”), Rachid El Bachiri y Benaissa Laghmouchi, se desplegó en Dinamarca a través de un entramado societario de hasta 24 empresas, que se financiaba mediante la evasión del pago de impuestos a las arcas danesas con la venta de productos como pollo, productos electrónicos, quesos o bebidas.
Las autoridades danesas y españolas, que están trabajando juntas, cifran el fraude en ocho millones de euros, de los cuales unos cuatro corresponden a impagos a la Hacienda de Dinamarca (el resto sería a proveedores). La investigación judicial como operación Javer sigue abierta para reconstruir el daño total y el destino de esos fondos. La Guardia Civil ha contabilizado hasta once españoles integrantes de la célula yihadista directores de empresas en Dinamarca en esta red.
Una de las empresas clave de la célula es Q Transport, radicada en Dinamarca, que ejerció como empresa fantasma y que comerciaba, sobre todo, con pollo.

• En 2013 tomó la dirección de la empresa un empresario paquistaní-danés, Niaz Ahmed, que también fue director de la empresa a la que después se vendía el pollo, UFC Denmark, situada a pocos metros.

• Le sustituyó Abdessamad Fateh, un imán que figuraba como terrorista en las listas de inteligencia internacional. Ejercía como director mientras estaba en Siria luchando contra Al Asad y Q Transport estaba defraudando cerca de 400.000 euros en Dinamarca y otros 800.000 a otras empresas. Se desconoce el destino de estos fondos.

• Después tomó el relevo en la dirección de la empresa Najim El Bachiri Agharbi, hermano de Rachid, uno de los melillenses que viajó a Dinamarca.

Q Transport desapareció dejando una deuda de 1,2 millones de euros, después de varios años sin presentar sus cuentas, de los cuales más de 400.000 euros eran impago de IVA. UFC también fue liquidada dejando otros 1,9 millones de euros de deuda; medio millón de IVA.
La célula se aprovechaba de las lagunas en la fiscalidad entre países europeos, a través del conocido como “fraude carrusel de IVA”: Cuando se produce una compraventa entre empresas de dos países comunitarios, el IVA que se aplica es cero. Sin embargo, ese impuesto sí debe grabarse después en operaciones dentro del país y repercutirse a Hacienda, algo que en estas empresas no se hacía.
El funcionamiento es el siguiente: Una empresa A realiza la compra de un producto a una empresa B en otro país de la Unión Europea. Esta operación tiene IVA cero. Después vende ese producto dentro del mercado a una empresa C que sí paga el IVA. La empresa A, también conocida como “trucha” o “missing trader” debe entonces ingresar ese dinero a Hacienda, pero desaparece antes de hacerlo. La empresa C, que ejerce como empresa pantalla, vende luego el producto a otra tercera empresa (D), con cierto margen de beneficio. El papel de C es ocultar la relación entre A y D, pero puede haber múltiples empresas pantallas antes de llegar al comprador final. De hecho, es posible que, si D también está involucrada en el fraude, acabe vendiendo el producto de nuevo a otro país comunitario solicitando el ingreso de IVA a Hacienda y consiguiendo defraudar también en ese paso.

Europol calcula que cada año se pierden 60.000 millones de euros por este tipo de fraude de IVA. Dentro de España, desde el año 2006 se han desmantelado diez redes que defraudaron un total de 550 millones de euros.

Fuente: El Confidencial
Link a la noticia: https://www.elconfidencial.com/espana/2019-05-07/celula-yihadista-fraude-iva-pollo-dinamarca-melilla_1975606/

 

Superior